peuterey daunenweste La Iglesia bendice la moratoria mundial del aborto

saldi peuterey La Iglesia bendice la moratoria mundial del aborto

Un anlogo Family Day, masivo, se tuvo en Italia, en Roma, el pasado 12 de mayo. Se desarroll como una inmensa liturgia a cielo abierto, presidida por obispos y cardenales, ofrecida a la observacin y a la reflexin de todos. Pero quien convoc y presidi el Family Day no fue la jerarqua de la Iglesia. Fue un comité de ciudadanos presidido por Savino Pezzotta, catlico, y Eugenia Roccella, feminista de formacin laica radical. Desde el palco tomaron la palabra también un judo, Giorgio Israel, y una musulmana, Souad Sbai. Y porque ha sido inmediatamente apoyada por el diario de la conferencia episcopal italiana, “Avvenire”, pero también por personalidades de diferentes credos, entre otros por el inglés Roger Scruton, “el filsofo ms influyente en el mundo”, segn el “New Yorker”. La crnica de esta moratoria del aborto arroja luces sobre las modalidades con las que la Iglesia de Benedicto XVI, de su vicario el cardenal Camillo Ruini y de la conferencia episcopal italiana, se mueve sobre el terreno poltico. Esta Iglesia no exige que se haga ley lo que slo por fe puede ser aceptado y entendido. En la tarde del mismo da “L’Osservatore Romano” publicaba en primera pgina una entrevista al cardenal Renato Martino, presidente del pontificio consejo para la justicia y la paz: “Los catlicos no consideran el derecho a la vida tratable caso por caso o descomponible. En el ltimo ao, en esta clnica, el CAV ha logrado que nazcan 833 nios, ayudando a las madres en dificultad. Un torrente creciente e imparable de cartas. Algunas de simple adhesin, otras, la mayor parte, de reflexin argumentada, de relatos, de experiencias de padres y madres, de historias dolorosas, de dedicaciones que llenan de entusiasmo. Centenares, millares de cartas en las cuales el protagonista absoluto era él, el pequesimo ser surgido desde la concepcin, acogido, amado, exaltado. Muchos son catlicos, pero no pertenecen a las elites de las asociaciones que recurren puntuales cada vez que hay que suscribir algn llamado. Las pocas siglas que aparecen aqu y all son las de los CAV,
peuterey daunenweste La Iglesia bendice la moratoria mundial del aborto
o del Forum de las Familias, o de Ciencia Vida: las asociaciones directamente comprometidas con el tema. Parece que los que escriben son prevalentemente los catlicos “de domingo”, los que van a misa, pero que por lo dems permanecen en la sombra. O los oyentes de la popular Radio Maria. Pero también hay varios que no son catlicos. Es una Italia poco presente en los grandes medios, pero que la moratoria del aborto ha hecho prorrumpir inesperadamente a la luz. Para pedir dos cosas a los gobiernos de todo el mundo: primero, “suspender toda poltica que incentive la prctica eugenésica”; segundo, “inscribir en la declaracin universal de los derechos del hombre la libertad de nacer”. “En segundo lugar se puede esperar que de esta moratoria resulte incluso un estmulo para Italia, al menos para aplicar integralmente la ley sobre el aborto, que dice ser una ley que quiere defender la vida, por lo tanto aplicar esta ley en aquellas partes que de verdad pueden ser de defensa de la vida y quiz, a treinta aos ya de la ley, ponerla al da con el progreso cientfico que por ejemplo ha dado grandes pasos adelante respecto a la supervivencia de los nios prematuros. Se hace as verdaderamente inadmisible proceder al aborto a una edad del feto en la cual él podra vivir incluso por s solo”.”L’Osservatore Romano” ha resaltado estas palabras de Ruini y el cardenal Bagnasco ha confirmado los conceptos de las mismas en el diario italiano laico de mayor difusin, el “Corriere della Sera” del 4 de enero. Y a estas palabras han correspondido los hechos. En los mismos das, cinco hospitales de Miln se han dado nuevas “lneas gua” para la aplicacin de la ley nacional sobre el aborto, prohibiendo el aborto después de las 21 semanas de vida del feto (antes el lmite era la semana 24) y prohibiendo el aborto selectivo de un embarazo gemelar en ausencia de reales dificultades fsicas o psquicas de la gestante. Tales “lneas gua” pronto sern adoptadas por la entera regin de Lombarda. Es otro signo, este ltimo, de que el llamado para una moratoria del aborto cae hoy sobre un terreno ms fértil que en el pasado. El pensamiento laico ya no es ms tan compacto en el negar la dignidad humana del concebido y en el cerrar filas slo en torno a la dignidad de la mujer. La jerarqua catlica, para hacer fracasar el referéndum, pidi a los fieles y a todos los ciudadanos no ir a votar. Y en efecto ocurri as. El 74,1 por ciento de los votantes se abstuvo de votar. En Italia los ciudadanos contribuyentes tienen la facultad de indicar cada ao, en la propia declaracin de rentas, a quién destinar el 8 por mil de los impuestos cobrados por el estado: al estado o a la Iglesia catlica, o a la comunidad juda, o a las Iglesias protestantes, etc. Pero cuidado: para la mayora de las provincias italianas, en particular para aquellas de Lombarda y de Veneto, los altos ndices de identificacin catlica no se conjugan en absoluto con el atraso, sino con grados de modernizacin social y de sentido cvico muy avanzados. En otras palabras, el factor religioso en Italia no resulta ser una reliquia del pasado destinada a desaparecer con el avanzar de la modernizacin, sino que permanece vivo en un contexto de fuerte modernidad. Deba ser activada. Y es eso lo que ha hecho la jerarqua de la Iglesia, con el cardenal Ruini a la cabeza, con movidas absolutamente nuevas respecto al pasado. As, pues, la Iglesia italiana venci el referéndum del 2005 en defensa del embrin: gracias a una campaa que fue también una formidable alfabetizacin de masa sobre cuestiones atenientes a la vida humana naciente. Una campaa eficaz. [] El éxito ha dependido del haber apostado por el rol que poda jugar la identificacin religiosa dimensin de la religiosidad muy diferente de la participacin con la que las autoridades eclesisticas han mostrado que no han perdido familiaridad. Al referendum Ruini vince e detta legge (16.6.2005)__________Traduccin en espaol de Juan Diego Muro, Lima, Per.
peuterey daunenweste La Iglesia bendice la moratoria mundial del aborto